Sanse al cuadrado

La primera y única vez que fui a las Fiestas de la Calle San Sebastián en San Juan juré no volver jamás. Estaba todo el mundo ensalchichao, a mi amiga la hostigó un pervertido y yo terminé durmiendo en la bañera de un cuarto en El Convento. No por borracha, que valga la aclaración, pero porque estaba compartiendo el cuarto con 8 amigas de high school y ese fue el mejor spot que encontré.

Pero como el que no quiere caldo le dan dos tasas, este año me tocó ir a no UNA sino DOS Fiestas de la Calle: en Orlando y luego en Miami. (¡Mira que chulito mi booth! Me entró lo de Martha Stewart y me volví loca comprando soga, escarcha, you name it!)

 Fiestas de la Calle Miami.

Fiestas de la Calle Miami.

Mi descripción de las Fiestas no va a ser la más reliable, después de todo, pasé la mayor parte del tiempo atrás de la mesita que ven en esta foto. Pero lo que sí es que estuve MUCHAS horas allí (me duelen los pies de pensarlo). Aquí está mi lista de algunos highlights y cosas que vi/aprendí/observé/traté de ignorar:

  1. ¡¡El payaso Remi paró en mi booth!! La niña de 5 años en mi se desbordó de alegría  (sobrepasada sólo por una visita de Xuxa. Oye, que es de la vida de esa?) Minutos después de Remi, pasaron Osvaldo Ríos y Luisito Vigoreaux. No se si estos 3 son oficialmente parte de la diáspora, pero por allí andaban campeando por su respeto.
394E86F9-0860-48BB-93C9-A91F4C83D179.JPG

2. Existe algo que se llama una "Alcapurria Bisexual". Son super largas y medio scary. No se como esta característica define su orientación sexual, pero como la curiosidad mató al gato, no me atreví preguntar.

3. No importa cuanto tiempo pase, mi amor por Viva Nativa nunca desvanecerá. ("Hoyyyy me sobra el aguuaaaaaa bam bam bam bam bam bam baaaaammm.") Si quieres verlos super de cerca, asegurate ir a un concierto con un bonche de baby boomers. Mira que relax están es sus sillas en esta foto. No me sorprende si piensan que Viva Nativa es un elixir para la salud y no una de las mejores bandas de rock boricuas.

Viva Nativa Fiestas de la Calle Orlando

4. ¡El drama entre vendors está candente! No tengo evidencia fotográfica de esto, pero confía que vi al de los pinchos pelearse a gritos con el de los bizcochos. Puede que yo también me halla peleado con un susodicho en Orlando... De que "Vendor Wars" podría ser un reality show.

5. Aunque casi no pude ver ningún acto musical por estar trabajando, de vez en cuando me daba una escapadita con la excusa de ir al baño (sori amigas que me revelaron y gracias infinitas!). Cada vez que me paraba frente al escenario, en Orlando o en Miami, se me apretaba el pecho de orgullo por toda la belleza que proviene de nuestra isla. La música, la comida, pero sobre todo, la gente. Ya he visto este video del Tributo a Mi Isla tres veces, y probablemente lo vea unas tres más antes de que se acabe el mes. Que orgullo me da de ser boricua.

Fue tan chulo poder compartir con tantos boricuas quienes, como yo, vivimos lejos de nuestra patria querida. ¡Hasta el año que viene SanSe! En el 2019 espero verte en mi Viejo San Juan. 

Rita CidreComment